Campaña contra los Malos Humos: la ciudadanía ante el escándalo Volkswagen

 Campaña contra los Malos Humos: la ciudadanía ante el escándalo Volkswagen

El 15 de octubre se ha hecho pública la Campaña contra los Malos Humos. Diversas organizaciones (de consumidores, de salud pública, científicas, sindicatos, ecologistas, vecinales, altermundistas, de fomento de las energías renovables, etc.) exigen de forma conjunta que esta situación no se vuelva a repetir, que caiga el peso de la ley sobre los responsables del fraude, y que se investigue a todos los fabricantes por si están utilizando, como parecen indicar múltiples informes y evidencias, otros sistemas para eludir la medición de sus emisiones reales de sus automóvilesRP2

Entre las medidas que las organizaciones de la Campaña han decidido llevar a cabo, destacan: pedir una reunión conjunta con los ministros más implicados en el fraude (Industria, Medio Ambiente, Sanidad); estudiar una denuncia ante la fiscalía y una posible querella contra las empresas que han realizado este fraude; una queja ante la Comisión Europea; diversas acciones para incrementar la conciencia de la sociedad ante la gravedad de lo sucedido.

Las organizaciones que se han incorporado a esta campaña, invitan a otros colectivos y entidades a sumarse a la misma, para tener más fuerza en la reclamación ante las grandes empresas automovilísticas, que a buen seguro ejercerán todo su poder e influencia para evitar las sanciones y actuaciones legales de las que se han hecho acreedoras.

Más información: Paco Segura, coordinador estatal de Ecologistas en Acción, 619 891 996

******

A continuación, se adjunta el manifiesto que asumen las organizaciones de la Campaña contra los Malos Humos, así como el listado de las mismas.

MANIFIESTO
Campaña contra los Malos Humos
La ciudadanía ante el escándalo Volkswagen


Las manipulaciones de los motores de gran cantidad de vehículos del grupo Volkswagen tenían un objetivo claro: eludir el cumplimiento del reglamento Euro, que impone limitaciones a las emisiones de dióxido de nitrógeno y otros contaminantes a los vehículos. No hablamos de un asunto menor: los estudios científicos muestran cómo en toda la Unión Europea fallecen de forma prematura cada año 450.000 personas a causa de la mala calidad del aire. Por ello, este tipo de manipulaciones para eludir la normativa que pretende paliar este grave problema de salud pública resultan escandalosas, inmorales e intolerables.

Ante esta situación, las organizaciones que suscribimos este manifiesto, exigimos:

1. Que se investigue y se depuren las responsabilidades penales, políticas y de todo tipo que se deriven de este fraude masivo. No es de recibo que se haya reconocido la manipulación de 11 millones de vehículos para eludir una normativa que pretende preservar la salud de las personas y no se llegue hasta las últimas consecuencias. Los responsables –presumiblemente altos directivos de las marcas afectadas, pero también quienes tenían la responsabilidad de controlar esas emisiones de forma adecuada– deben asumir las consecuencias de su actuación o inacción.

2. Que se investigue a todas las marcas que comercializan vehículos en la UE, por si, como indican muchos estudios y evidencias, los sistemas fraudulentos para eludir los controles de emisiones contaminantes se están aplicando por otros fabricantes.

3. Que se realicen controles efectivos de las emisiones de los vehículos en circulación, de modo fiable e independiente de los fabricantes, con participación de la sociedad civil para la verificación de los controles, para conocer cuál es la situación real en cuanto a las emisiones, tanto de contaminantes tóxicos para la salud (dióxido de nitrógeno, partículas) como generadores de efecto invernadero (dióxido de carbono) y si se está cumpliendo con la legalidad o no.

Las organizaciones firmantes también quieren manifestar que la desregulación que se está sufriendo en la UE está llevando a situaciones de este tipo, en las que los intereses empresariales pasan por encima de valores tan básicos como la calidad ambiental y el bienestar y la salud de la población. Iniciativas en marcha, como el TTIP, inciden en este mismo sentido y por tanto deben ser rechazadas.

Por estos motivos, las organizaciones que suscribimos este manifiesto (de consumidores, sindicales, científicas, de salud pública, ecologistas y ambientalistas, vecinales, etc.), utilizaremos todos los medios legales a nuestro alcance para que se cumplan estas exigencias, que no son otras que se cumpla la ley, que quien la haya incumplido pague las consecuencias y repare el daño causado, al tiempo que se da prioridad a la salud pública y ambiental frente a otros intereses.

Firman este manifiesto (por orden alfabético):

1. Amigos de la Tierra
2. Asociación General de Consumidores (ASGECO)
3. ATTAC

4. Centre d’Anàlisi i Programes Sanitaris
5. Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU)

6. CGT

7. Ecologistas en Acción

8. FRAVM
9. Fundación Renovables
10. Greenpeace
11. OMAL-Paz con Dignidad

12. Plataforma per la Qualitat de l’Aire
13. SEO/BirdLife

14. Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)
15. Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA)
16. WWF España
15 de octubre de 2015

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *